jueves, 14 de octubre de 2021

Fin de Flora Iberica (1986-2021)

Ya ha salido el último tomo del enorme esfuerzo de clasificar y describir todas las plantas vasculares de la Península Ibérica e Islas Baleares, 6.120 especies, el segundo dedicado a las gramíneas. La culminación de un esfuerzo ingente, con cifras apabullantes como nos recuerda uno de los editores de este volumen, Carlos Aedo (El País 10/10/2021). 

FLORA IBÉRICA. VOL. XIX (II), GRAMINEAE (PARTIM)

No se si era para tirar cohetes pero desde luego merece un reconocimiento importante. Sin embargo no es lo que nos trasmite el autor citado o la visita a la página web del proyecto, http://www.floraiberica.es/, donde la última noticia destacada es la salida del tomo IX ¡en 2015! Da la impresión de que el fin es el fin. Y ciertamente se necesitan actualizaciones, no solo es que haya cambiado la clasificación de las plantas con el uso preponderante de las técnicas genéticas, lo que ha alterado los nombres y concepción de bastantes familias y géneros. También se han descrito bastantes especies nuevas, con algunas familias bastante desfasadas (por ejemplo las Orobancáceas en el sentido de esta obra, las clasificaciones más modernas incluyen varios géneros antes incluidos en Escrophulariáceas). Pero hay que subrayar que para encontrar una descripción de las especies y poder identificarlas no nos queda otra que consultar Flora Iberica o estudios muy parciales más recientes, las escasas floras regionales disponibles (que según los tomos pueden estar más o menos actualizados) o la más extensa (pero con descripciones más escuetas) Flora Europaea, en seis tomos (1964-1980) del que interesa particularmente el primer tomo, actualizado en 1993, suerte que no han tenido los siguientes.

Ya pasó con otros proyectos en cierto modo asociados como la pretensión de recopilar críticamente todas las citas científicas de esta flora en anthos.es, para conocer en detalle la distribución de estas plantas. A falta de financiación hoy nos quedan solo los proyectos de ciencia ciudadana, donde se realizan identificaciones altruísticamente pero con el importante sesgo que supone el que no todas las especies son identificables con una simple fotografía, la preponderancia de especies llamativas, o de sitios muy visitados (incluidos parque urbanos). Eso si, estos portales si actualizan la nomenclatura y muchas de los nombres recogidos en Flora Iberica quedan como sinónimos.

Esperemos que estas necesarias actualizaciones no tarden decenas o cientos de años como pasó con esta obra respecto de las antecedentes floras ibéricas.

Respecto al volumen que acaba de salir, aunque no aporta grandes novedades, supone la confirmación de tratamientos bastante analíticos por ejemplo en las avenas; la segregación de Neoschischkinia (por ejemplo N. truncatula, N. pourretii) de Agrostis; la confirmación de la presencia de Agrostis rupestris en la Sierra de Guadarrama, algún Bromus y Helictotrichon (género próximo a Avenula y Arrhenatherum) a buscar por estos lares, etc.

lunes, 21 de junio de 2021

Anthemis alpestris: una planta que pasa desapercibida

Anthemis alpestris (Hoffmanns. & Link.) R. Fern. es una compuesta perenne, endémica de la península ibérica, principalmente de las montañas del centro (oeste y este) según Flora Iberica (Benedí 2019). Puede parecer como una margarita (particularmente del género Leucanthemopsis), cuando presenta las flores periféricas liguladas blancas (var. ligulata (Talavera) Benedí) o una santolina cuando no presenta lígulas (var. alpestris), caso más frecuente.

Fue descrito inicialmente de Portugal en 1834 como Chamaemelum alpestre Hoffmanns. & Link. y poco después precisamente de la Sierra de Guadarrama (del Valle del Paular) y Montes de Toledo se describió Anthemis chrysocephala Boiss. & Reut. en 1842, que han resultado ser sinónmos. Además fue recolectado sobre "Chozas" (Soto del Real) por Bourgeau en 1854 (Batarda Fernandes 1975*) y citado por aquellas fechas del Puerto del Reventón (Cutanda, 1861). Alguna de estas citas debe ser la causa de su inclusión en el catálogo de Rivas Martínez (1963, sin especificar localidades). Más recientemente encontrado en Rascafría-Morcuera a 1350 m (Fernández González, 1988), Arcones y Matamala (Romero Martín & Rico Hernández, 1989; García Adá, 1995). Citas cercanas a esta sierra son pliegos de Cadalso de los Vidrios (Madrid) y Cogolludo (Guadalajara) recopilados en gbif.es.

Recientemente he podido verla en la localidad de Rascafría señalada por Federico Fernández González, gracias a Leopoldo Medina y, como novedad en la vertiente madrileña de Somosierra, en Horcajo y Horcajuelo, puntualmente abundante, en compañía de Ángel Quirós y Daniel Gaona. En ambos casos de la variedad sin lígulas, que recuerda a ejemplares pequeños de Santolina, con quien a veces convive. Las hojas rápidamente permiten distinguirla de la frecuente Santolina rosmarinifolia. Para los ejemplares con lígulas, le diferencian de Leucanthemopsis la presencia de brácteas o páleas entre las flores (hay que abrir el capítulo), aunque las hojas más divididas también le distinguen de las especies de este género presentes en la Sierra de Guadarrama (L. boissieri, L. pallida, L. pulverulenta).




Horcajuelo de la Sierra, 18/06/2021

Parece preferir claros de matorral más o menos rocoso, particularmente cantuesares, entre 1300 y 1600 m. En la vertiente segoviana señalada de sustratos calizos. Seguro que quedan más localidades por descubrir... 

*Batarda Fernandes R. 1975. Identification, typification, affinités et distribution géographique de quelques taxa européens du genre Anthemis L. Anal. Inst. Bot. Cavanilles 32(2): 1409-148.

jueves, 1 de abril de 2021

Nuevas especies de flora vascular de la Sierra de Guadarrama

La descripción de nuevas especies entre las plantas vasculares no es un fenómeno excesivamente raro, lo que habla del conocimiento incompleto que se tiene. En 2020 los botánicos españoles han descrito 40 nuevas especies, 4 propias de la Península Ibérica (SEBOT.org). En España, con los estudios exhaustivos realizados principalmente para Flora Iberica, es frecuente que todos los años se describa alguna especie nueva. Un ejemplo señalado en la relación anterior presente en la Sierra de Guadarrama es la pequeña gramínea Aira hercynica Romero Zarco, M.Á. Ortiz & L. Sáez, con la segregación además de otras especies antes incluidas en A. caryophyllea (Sáez et al. 2020). Aunque esta obra está cercana a su fin (ya solo falta el segundo tomo de las gramíneas), el proceso no se detiene y también se describen nuevas especies en grupos ya estudiados en dicha obra. Nuevas técnicas están disponibles, muestreos más completos del territorio con recolección de especímenes para los herbarios (sigue siendo básico el análisis de múltiples ejemplares para conocer las pautas de variación de las especies y las eventuales diferencias con otras nuevas) y, también, otros autores pueden tener otro criterio. Un ejemplo de la separación de lo que se tomaban como subespecies en distintas especies es el caso del grupo de Lotus corniculatus, donde muy recientemente se ha vuelto a dar rango de especie a Lotus carpetanus basado en técnicas moleculares (Kramina et al. 2020). También nuevos análisis a veces deparan que lo que antes se consideraban especies distintas se reagrupen en la misma especie, al constatar que las diferencias encontradas solo son formas extremas de variaciones continuas de caracteres. Varios ejemplos se pueden encontrar en el volumen de Flora iberica mencionado, como la supresión de la subespecie hispanica de Dactylis glomerata, la inclusión de lo que se ha venido llamando Festuca rivasmartinezii en Festuca lambinonii, etc.

Dos nuevas especies de gramíneas delicadas y efímeras ...
Aira hercynica, nueva especie de gramínea descrita en el tomo XIX (I) de Flora Iberica (2020), presente en la Sierra de Guadarrama.


Más específicas de la Sierra de Guadarrama son otras dos nuevas especies, endémicas de la misma, descritas recientemente: la zarza Rubus carpetanus (Vicente Orellana & Galán de Mera 2020) y Ranunculus guadarramensis (Dunkel 2021). Mientras la segunda es una microespecie del grupo de R. auricomus donde en la Sierra de Guadaramama sólo se conocía a R. valdesii, la primera es más controvertida. Parece ser la que ya fue denominada R. patientis por Elena Monasterio en su tesis doctoral (1992), pero que luego en el capítulo correspondiente al género en Flora Iberica, del que también es autora (1996), ni siquiera mencionó, como he señalado en algunas publicaciones (Baonza 2016). Ha sido citada como Rubus brigantinus (Grijalvo 2019).

Holotipo of Ranunculus guadarramensis (MA) a partir de Dunkel 2021.

 

Referencias de las nuevas especies

Franz G. Dunkel 2021. Contribution to the knowledge of the Ranunculus auricomus complex (Ranunculaceae) in Spain. STAPFIA 112 (2021): 5–59.


Tatiana E. Kramina, Tahir H. Samigullin & Ilya G. Meschersky 2020. Two cryptic species of Lotus (Fabaceae) from the Iberian Peninsula. Wulfenia 27 (2020): 21– 45.

Sáez, Ortiz & Romero Zarco 2020. Aira L. En Devesa et al. (eds.) Flora Iberica XIX(I): 473-489.

José Alfredo Vicente Orellana & Antonio Galán de Mera 2020. Rubus carpetanus (Rosaceae), a new species from the Iberian Peninsula. Plant Biosystems 7pp

Páginas vistas en total