jueves, 14 de octubre de 2021

Fin de Flora Iberica (1986-2021)

Ya ha salido el último tomo del enorme esfuerzo de clasificar y describir todas las plantas vasculares de la Península Ibérica e Islas Baleares, 6.120 especies, el segundo dedicado a las gramíneas. La culminación de un esfuerzo ingente, con cifras apabullantes como nos recuerda uno de los editores de este volumen, Carlos Aedo (El País 10/10/2021). 

FLORA IBÉRICA. VOL. XIX (II), GRAMINEAE (PARTIM)

No se si era para tirar cohetes pero desde luego merece un reconocimiento importante. Sin embargo no es lo que nos trasmite el autor citado o la visita a la página web del proyecto, http://www.floraiberica.es/, donde la última noticia destacada es la salida del tomo IX ¡en 2015! Da la impresión de que el fin es el fin. Y ciertamente se necesitan actualizaciones, no solo es que haya cambiado la clasificación de las plantas con el uso preponderante de las técnicas genéticas, lo que ha alterado los nombres y concepción de bastantes familias y géneros. También se han descrito bastantes especies nuevas, con algunas familias bastante desfasadas (por ejemplo las Orobancáceas en el sentido de esta obra, las clasificaciones más modernas incluyen varios géneros antes incluidos en Escrophulariáceas). Pero hay que subrayar que para encontrar una descripción de las especies y poder identificarlas no nos queda otra que consultar Flora Iberica o estudios muy parciales más recientes, las escasas floras regionales disponibles (que según los tomos pueden estar más o menos actualizados) o la más extensa (pero con descripciones más escuetas) Flora Europaea, en seis tomos (1964-1980) del que interesa particularmente el primer tomo, actualizado en 1993, suerte que no han tenido los siguientes.

Ya pasó con otros proyectos en cierto modo asociados como la pretensión de recopilar críticamente todas las citas científicas de esta flora en anthos.es, para conocer en detalle la distribución de estas plantas. A falta de financiación hoy nos quedan solo los proyectos de ciencia ciudadana, donde se realizan identificaciones altruísticamente pero con el importante sesgo que supone el que no todas las especies son identificables con una simple fotografía, la preponderancia de especies llamativas, o de sitios muy visitados (incluidos parque urbanos). Eso si, estos portales si actualizan la nomenclatura y muchas de los nombres recogidos en Flora Iberica quedan como sinónimos.

Esperemos que estas necesarias actualizaciones no tarden decenas o cientos de años como pasó con esta obra respecto de las antecedentes floras ibéricas.

Respecto al volumen que acaba de salir, aunque no aporta grandes novedades, supone la confirmación de tratamientos bastante analíticos por ejemplo en las avenas; la segregación de Neoschischkinia (por ejemplo N. truncatula, N. pourretii) de Agrostis; la confirmación de la presencia de Agrostis rupestris en la Sierra de Guadarrama, algún Bromus y Helictotrichon (género próximo a Avenula y Arrhenatherum) a buscar por estos lares, etc.

2 comentarios:

  1. Qué bonito sería que se actualizase la página web de la obra, con las nuevas denominaciones, los volúmenes publicados, etc, y que algo tan útil como anthos no estuviera congelado, ¿verdad Jorge? ¿Supondría en serio tanto dinero o tiempo?

    Y ya puestos a pedir, una fe de erratas actualizada y actualizar los géneros desfasados... eso ya es soñar. Esperemos que los Reyes Magos se acuerden de mis plegarias algún año... porque si se lo tenemos que pedir a la Administración.

    Al que sí habría que felicitar y agradecer es a Romero zarco, porque si no le pega este empujón a las gramíneas, habría que esperar otra década para ver acabada la obra.
    Un abrazo
    Miguel del Corro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel por comentar. Si ciertamente quedan bastantes deseos por cumplirse. Esperemos que no tarden tanto como completar la propia Flora Iberica.
      Salud!

      Eliminar

Páginas vistas en total